Artículos de interés

                   Los niños, los perros y el Akita Americano.

 

               Un estudio recientemente publicado en la revista Norteamericana “Pediatric Research”, 6 de Julio de 2020 , sobre investigación pediátrica, en concreto sobre las relaciones de los niños que crecen en hogares con perros, destaca como los niños  tienden a ser más amables, empáticos y a tener menos problemas emocionales . (La investigación se realizó en 1646 familias con niños de dos a cinco años). https://www.nature.com/articles/s41390-020-1007-2

Esta relación perro-niño fomenta el vínculo con las otras personas y el respeto hacia el prójimo. Los niños que tienen en su familia perros posiblemente serán personas más sensibles y con mayor cantidad de habilidades sociales, cultivando un sentido de la responsabilidad. Además esta relación puede ayudar a los niños con trastornos del aprendizaje, se podría decir que en algunos casos hacen labores de terapeutas infantiles. Por otra parte tener un perro desarrolla en los niños valores como son: compañerismo, fidelidad, lealtad, agradecimiento, perdón, simplemente con su ejemplo y comportamiento.

Hay que advertir, como pauta de precaución, que los niños deben estar siempre vigilados cuando estén con un perro adulto, sobre todo en los primeros años de vida del infante, máxime si el perro no es de la familia. Además hay que enseñar a los niños como deben respetar a nuestros perros sobre todo en el momento de las comidas y cuando duermen o descansan.

     Los   padres deben integrar a perros y a niños para una buena convivencia, enseñándoles a respetarse ya que los niños de pequeños no controlan en sus primeros contactos con los perros de la familia y pueden llegar a lastimarles, sobre todo si son cachorros y si no están sus padres atentos a sus juegos. Por otra parte siempre es bueno recordar que los perros tienen dientes y que una reacción en defensa propia pueda llegar a causar daños.

Cuando el bebé nace el perro comienza a  reconocerlo mediante su olor, entonces el niño será un miembro más de su manada, unos años después cuando el niño comienza a gatear y jugar, es cuando se inicia el compañerismo entre ambos, el perro tiene paciencia con el niño y se convierte en su compañero , observador y protector. Pasados unos años más, será cuando el niño se haga cargo de alimentarlo, de sacarlo y limpiarlo, en definitiva de cuidarlo asumiendo responsabilidades.

En Japón país originario del Akita Americano, desde principios del siglo XX la raza de perro Akita, fue considerado como un buen perro niñera entre otras actitudes, así en ciertas zonas de montaña y rurales de Japón eran utilizados como guardianes de la familia y de los niños por su fuerza tranquila y defensa del grupo. Según la leyenda japonesa se les consideraba símbolos de buena suerte y cuando nacía un hijo se le regalaba una figura de Akita, representando la felicidad y una larga vida.

Los Akitas Americanos A.A. Son bastante silenciosos y tranquilos, por lo que son buenos compañeros compatibles con niños pequeños o bebes que necesitan muchas horas de sueño sin despertarse ni ser molestados, son prudentes, delicados en sus movimientos y maneras dentro del hogar, es una raza que se   adapta muy bien a la vida en el interior, disfrutando de la compañía de su familia humana.

Los A.A. saben entretener y jugar con los niños, llegan a ser muy curiosos, alegres y juguetones,  compartiendo la gran actividad que tienen los niños. Desde edades muy tempranas se establecerán vínculos de amistad perpetuándose en el tiempo. También serán un motor de desarrollo y ejercicio diario para el buen crecimiento de los niños. Además son extremadamente pacientes con los niños soportando sus juegos y travesuras y si el perro viera o notara un exceso por parte del niño, el AA. se retirará tranquilamente a su lugar de observación.

Los A.A. son unos excelentes protectores de los niños en el entorno de la familia,  pues les vigilan desde que nacen, siempre a una distancia prudencial, también  al ser un perro guardián avisará cuando haya algún extraño cerca del niño,  llegando incluso a interponerse entre ambos para protegerle, trasmitiendo seguridad,  ladrando e incluso permaneciendo desafiante.

Un caso real que aconteció en una casa de campo, cuando el hijo de la familia de 11 años estaba solo con su perro A.A., oyeron ruidos en la valla trasera de la finca donde vieron como unos ladrones intentaban saltar y acceder a la propiedad, el A.A.  Fue contundente disuadiendo con su ladrido bronco y potente, mientras el hijo llamaba a sus padres por teléfono, el perro seguía ladrando a los asaltantes, ante lo cual huyeron del lugar, sin pertrechar el robo. Este niño contó como con su perro se sintió protegido y a salvo hasta que llegaron sus padres al domicilio y avisaron a la policía.

Los A.A. como todos los perros proporcionan felicidad y estabilidad emocional, algo muy importante en nuestras vidas y en especial en las de nuestros niños, estos destacan de los A.A. la compañía que les hacen, su capacidad de juego, sus recibimientos alegres, tener un amigo que les sigue donde vayan o sean capaces de esperar y reconocerlos antes de que lleguen o incluso acudan a buscarlos cuando salen del colegio, como el legendario Hachiko. Y sobre todo valoran tener un amigo grande y fuerte que les proporcione seguridad y tranquilidad.

“El perro fue creado especialmente para los niños. Él es un Dios de la diversión”

De Henry Ward Beecher, teólogo y orador EEUU 1813-1887

Manuel Cañamares Díaz 04/02/2021

Agradezco la colaboración de amigos y familiares, con las fotos de sus hijos y sus  A.A. gracias por permitir y compartir.

 
 
 

Los Ojos del Akita Americano

Los ojos tienen más que ver con la expresión que con cualquier otra cosa   y el Akita tiene una expresión exótica u oriental por su origen japonés.  Los ojos forman la expresión facial del Akita y son uno de los factores importantes en la calidad general de la raza.

Se dice que “Los ojos son las ventanas del Corazón”, por ello la mirada del Akita es noble, ya que es una raza de gran corazón, lealtad y nobleza.

 

Según el estándar del Akita en el AKC de USA de 1955:

 

“La forma de los ojos es aproximadamente triangular. Son profundos y ligeramente inclinados. Los bordes de los ojos son de color marrón oscuro. La distancia entre los ojos es proporcional”

 

60 años después, en 2015 tenemos el Estándar actual FCI.344:

 

“Ojos de color marrón oscuro, relativamente pequeños, no prominentes y de forma casi triangular.  Los bordes de los párpados son negros y los párpados bien pegados”.

 

 

 

 

 

 

 


Tamaño de los ojos

En proporción a la cabeza son más bien pequeños, si comparamos ambos estándar, vemos que se ha añadido el tamaño pequeño, la importancia de un ojo de tamaño de mediano a pequeño o relativamente pequeño, bien profundo, como apretado, sin ser prominente o saltón, Los ojos saltones o poco profundos empeoran la dignidad de la expresión, ya que si los ojos están demasiado abiertos, la expresión parece carecer de alerta e inteligencia, mejor unos ojos profundos , más bien pequeños en proporción, sin llegar a ser excesivamente pequeños ya que sería una tara o enfermedad típica en la raza como es la microftalmia.

 

Parpados

Deben tener los parpados bien adheridos y estirados, sin colgar ni laxitud, ni lo contrario como rozar hacia dentro, deben ser parpados fuertes en unos ojos limpios y sanos. Una mala posición de los parpados causa enfermedades como el Entropión y el Ectropión, el primero entropión es cuando el parpado dobla hacia el interior, produciendo roces de la córnea, irritación y dolor. El Ectropión cuando el parpado tiene laxitud, cuelga y voltea hacia afuera, provocando lagrimeo excesivo con irritación de los ojos. Ambos son defectos y deben ser eliminados de la crianza.

 

 

Posicion de los ojos

La distancia entre los ojos es proporcional y relativo al tamaño de la cabeza.  Los ojos demasiado próximos aparentan seriedad y concentración, mientras que los que están demasiado alejados denotan mirada perdida, entonces los ojos no deben estar demasiado juntos ni demasiado separados, sino que deben estar adecuadamente espaciados y en equilibrio con el resto de la cabeza.

 

COLOR de los Ojos

Los ojos deben ser de color oscuro con los iris de color castaño oscuro, cuanto mas oscuros mejor, los ojos claros en un Akita, según los japoneses, carecen de dignidad, son defectuosos y se consideran una falta en el estándar actual. Además los bordes de los parpados solo deben ser de color negro, en estándares anteriores se permitió el color marrón oscuro y sobre todo en los parpados en akitas de color blanco.Son penalizables ojos claros y parpados con falta de pigmentación total o parcial.      

 

Ojos Triangulares

Es una característica muy típica de la raza Akita, la forma alargada y triangular como perro de origen cazador, es muy importante la visión en todas las posibles direcciones, por lo que es necesario una forma alargada y una posición más oblicua que horizontal que posibilite esta función. El ojo redondo por contra es una aberración en esta raza y en Japón los criadores eliminaban este defecto en su crianza.

El Akita esta entre los primeras razas en cuanto al origen y evolución del lobo al perro con el lupus familiaris, junto con el Alaskan y el Shiba, según los científicos, de ahí sus ojos parecidos al lobo, como buen cazador.

 

Si trazamos una línea imaginaria por el borde inferior de los ojos, tiene que terminar en el inicio de la oreja desde el carrillo, ósea inclinados hacia arriba, ya que los ojos que están más bajos en el extremo exterior arrastran toda la expresión facial hacia abajo y no contribuyen al aspecto oriental típico de la raza. Además si los ojos son demasiado inclinados se hacen severos, y si no están inclinados, se pierde la mirada   que da esa sensación poderosa del Akita.

 

Manuel Cañamares Díaz

Maynefus Kennel

 

MOVIMIENTO Y EL ESTANDAR del Akita Americano

Según el estándar oficial de la FCI respecto el movimiento nos indica:

“Movimiento poderoso con pasos de longitud y de empuje moderados. Los miembros delanteros y traseros se mueven en la misma línea. El dorso se mantiene fuerte, firme y recto.”

Marcha enérgica y potente con pasos de longitud moderada. La espalda se mantiene fuerte, firme y nivelada. Las patas traseras se mueven en línea con las patas delanteras.

Movimiento correcto de empuje moderado, cubriendo el terreno sin esfuerzo desperdiciado.

El estándar resulta algo vago en la descripción del movimiento. Esta descripción es ambigua y podría dar la falsa impresión de que los akitas realizan una trayectoria o marcha totalmente paralela, cuando no es así, en realidad tenemos avances potentes de longitud moderada y que visto desde la parte delantera y trasera, las piernas se mueven en el mismo plano desde el hombro y la cadera hasta las almohadillas, creando una especie de patrón en “Uve”.Las patas delanteras y traseras, tienden a converger hacia la línea de gravedad central, a medida que aumenta la velocidad, o lo que es lo mismo durante el trote rápido, las extremidades tienden a converger en el centro de gravedad del cuerpo.

Un ejemplo práctico de lo expuesto, fíjense y verán como efectivamente se mueven en el mismo plano los miembros, hagan la prueba del movimiento en la nieve o en una playa con arena, verán como las pisadas que dejan en la arena o en la nieve a medida que incrementa la velocidad del trote de sus akitas tienden a converger en una misma línea central.

En el dibujo adjunto vemos la línea que atraviesa los miembros de arriba a abajo está en el mismo plano y tiende a crear una especie de patrón en V.

Las angulaciones delanteras y traseras deben ser las adecuadas y estar bien proporcionadas para una buena marcha recta y bien balanceada ya que en caso contrario podría haber interferencias con alcances de los pies y movimientos de costado o de cangrejo.

La importancia de la espalda en el movimiento radica en su fortaleza y solidez, siendo bien nivelada o recta trasmite mejor la propulsión trasera hacia adelante, ya que una espalda hundida o ensillada trasmite suavidad, soltura general y falta de fuerza con debilidad de ligamentos, por otro lado, lo contrario una espalda encarpada con miembros recogidos, tiene como consecuencia un movimiento carente de flexibilidad y de fuerza, con la fuerza de los músculos poco aprovechada.

Las patas traseras deben presentar una fuerte y proporcionada musculatura proporcionando la fuerza y el impulso necesarios para el movimiento hacia adelante, dotando de empuje a la marcha.

El Akita debe tener un paso decidido que muestre agilidad y comodidad de movimiento. Pensemos en un caballo, un animal grande, poderoso y pesado, pero que se mueve con gracia y una facilidad que desmiente su gran peso, pues así debe ser el Akita.

Principales faltas del movimiento en el Akita:

Miembros demasiados extendidos tanto al frente como detrás, con patada exagerada, a menudo confundida con buen movimiento. No debe haber un alcance exagerado al frente o una extensión exagerada detrás, pues supone un esfuerzo ineficiente.

Marcha en ambladura, es decir, movimiento defectuoso, cuando ambos miembros del mismo lado del cuerpo se mueven a la vez. Es un paso de relajación e incluso de inseguridad, se suele emplear cuando quiere descansar de algún grupo muscular ya sea por debilidad o por exceso de ejercicio.

Miembros delanteros con codos abiertos, metacarpos débiles con desplazamiento exterior del miembro y del pie hacia atrás y afuera, lo que se conoce como remar.

Movimiento de cangrejo o de costado, cuando está más angulada la parte trasera que la delantera, a veces combinado con una espalda corta y rígida.

Sobrealcance, los miembros traseros están obligados a caminar hacia un lado del miembro delantero para no interferir, puede ser debido también a mayor angulación trasera que delantera y espaldas demasiado cortas.

Miembros traseros con corvejones muy juntos de vaca o avacados, corvejones débiles, que pueden llegar a tocarse, pies hacia afuera, denota debilidad y articulaciones que pueden torcerse en ambos sentidos, causando tensión en los músculos.

Artículo escrito por Manuel Cañamares Díaz

“Maynefus Akitas”

Este articulo posterior fue escrito en el año 1992 y publicado en revistas caninas, cuando en La FCI.y en España fueron penalizadas sin Excelente en exposiciones de belleza, las mascaras negras y los colores que no se ajustaran al cambio de estandar de la unica raza existente en ese momento , el AKITA INU