Artículos de interés

MOVIMIENTO Y EL ESTANDAR del Akita Americano

Según el estándar oficial de la FCI respecto el movimiento nos indica:

“Movimiento poderoso con pasos de longitud y de empuje moderados. Los miembros delanteros y traseros se mueven en la misma línea. El dorso se mantiene fuerte, firme y recto.”

Marcha enérgica y potente con pasos de longitud moderada. La espalda se mantiene fuerte, firme y nivelada. Las patas traseras se mueven en línea con las patas delanteras.

Movimiento correcto de empuje moderado, cubriendo el terreno sin esfuerzo desperdiciado.

El estándar resulta algo vago en la descripción del movimiento. Esta descripción es ambigua y podría dar la falsa impresión de que los akitas realizan una trayectoria o marcha totalmente paralela, cuando no es así, en realidad tenemos avances potentes de longitud moderada y que visto desde la parte delantera y trasera, las piernas se mueven en el mismo plano desde el hombro y la cadera hasta las almohadillas, creando una especie de patrón en “Uve”.Las patas delanteras y traseras, tienden a converger hacia la línea de gravedad central, a medida que aumenta la velocidad, o lo que es lo mismo durante el trote rápido, las extremidades tienden a converger en el centro de gravedad del cuerpo.

Un ejemplo práctico de lo expuesto, fíjense y verán como efectivamente se mueven en el mismo plano los miembros, hagan la prueba del movimiento en la nieve o en una playa con arena, verán como las pisadas que dejan en la arena o en la nieve a medida que incrementa la velocidad del trote de sus akitas tienden a converger en una misma línea central.

En el dibujo adjunto vemos la línea que atraviesa los miembros de arriba a abajo está en el mismo plano y tiende a crear una especie de patrón en V.

Las angulaciones delanteras y traseras deben ser las adecuadas y estar bien proporcionadas para una buena marcha recta y bien balanceada ya que en caso contrario podría haber interferencias con alcances de los pies y movimientos de costado o de cangrejo.

La importancia de la espalda en el movimiento radica en su fortaleza y solidez, siendo bien nivelada o recta trasmite mejor la propulsión trasera hacia adelante, ya que una espalda hundida o ensillada trasmite suavidad, soltura general y falta de fuerza con debilidad de ligamentos, por otro lado, lo contrario una espalda encarpada con miembros recogidos, tiene como consecuencia un movimiento carente de flexibilidad y de fuerza, con la fuerza de los músculos poco aprovechada.

Las patas traseras deben presentar una fuerte y proporcionada musculatura proporcionando la fuerza y el impulso necesarios para el movimiento hacia adelante, dotando de empuje a la marcha.

El Akita debe tener un paso decidido que muestre agilidad y comodidad de movimiento. Pensemos en un caballo, un animal grande, poderoso y pesado, pero que se mueve con gracia y una facilidad que desmiente su gran peso, pues así debe ser el Akita.

Principales faltas del movimiento en el Akita:

Miembros demasiados extendidos tanto al frente como detrás, con patada exagerada, a menudo confundida con buen movimiento. No debe haber un alcance exagerado al frente o una extensión exagerada detrás, pues supone un esfuerzo ineficiente.

Marcha en ambladura, es decir, movimiento defectuoso, cuando ambos miembros del mismo lado del cuerpo se mueven a la vez. Es un paso de relajación e incluso de inseguridad, se suele emplear cuando quiere descansar de algún grupo muscular ya sea por debilidad o por exceso de ejercicio.

Miembros delanteros con codos abiertos, metacarpos débiles con desplazamiento exterior del miembro y del pie hacia atrás y afuera, lo que se conoce como remar.

Movimiento de cangrejo o de costado, cuando está más angulada la parte trasera que la delantera, a veces combinado con una espalda corta y rígida.

Sobrealcance, los miembros traseros están obligados a caminar hacia un lado del miembro delantero para no interferir, puede ser debido también a mayor angulación trasera que delantera y espaldas demasiado cortas.

Miembros traseros con corvejones muy juntos de vaca o avacados, corvejones débiles, que pueden llegar a tocarse, pies hacia afuera, denota debilidad y articulaciones que pueden torcerse en ambos sentidos, causando tensión en los músculos.

Artículo escrito por Manuel Cañamares Díaz

“Maynefus Akitas”